Vivir en Andorra

Somos una boutique en Andorra especializados en personas que quieren venir a vivir en Andorra. Somos un equipo joven y digital. Dedicamos los mejores expertos en residencias y asesoramiento fiscal para asegurarnos de que reciba la mejor orientación, un rápido feedback y servicios profesionales para lograr una resolución exitosa. Envíenos sus consultas y en menos de 24 horas recibirá nuestra respuesta.

Información Vivir en Andorra

Experiencia: +10 años con la tributación en Andorra
Comentarios: La mejor orientación personalizada.
Especialización: Ayudamos a vivir en Andorra
¡ CONTACTE CON NOSOTROS !

El Principado de Andorra

Andorra es un pequeño estado situado en los Pirineos. Tiene fronteras con España y Francia, por lo tanto. Actualmente, la población residente apenas llega a 80 000 personas. Dado que su territorio es pequeño (468 kilómetros cuadrados), la densidad de población es bastante alta. Más aún cuando se tiene en consideración que la mayoría de personas que habitan el Principado de Andorra lo hacen en la capital, Andorra La Vella.

El pequeño territorio de Andorra está dividido en varias parroquias, cada una con sus núcleos de población. Se puede vivir en Andorra en cualquiera de estos pequeños pueblos, pero solo la capital cuenta con todos los servicios. Las parroquias en las que se divide el territorio andorrano son: Andorra La Vella, Escaldes-Engordany, Encamp, San Julián de Loria, La Massana, Canillo y Ordino. Se ordenan según su población, siendo Ondino la más rural de las siete, con menos de cuatro mil habitantes.

El catalán es el idioma oficial del estado. El castellano también tiene una amplia presencia, casi un tercio de la población lo usa en su día a día. Otros idiomas como el portugués o el francés tienen menos relevancia. Concretamente, el francés en más común entre la gente mayor, pues antaño era la lengua empleada en las casas.

Vivir en el principado suscita mucho interés por sus oportunidades turísticas —especialmente relacionadas con el deporte de invierno—, la naturaleza y las experiencias de ultralujo, así como por su régimen tributario especialmente favorable.

Peculiaridades del territorio andorrano

vivir en Andorra

La forma de gobierno establecida en el Principado de Andorra es el coprincipado parlamentario. Los copríncipes son Joan-Enric Vives y el presidente de la República Francesa. El parlamento está presidido por Xavier Espot, político, abogado y humanista que desde 2019 ha tomado el cargo como Jefe del Estado de Andorra.

Desde 1990, Andorra no pertenece a la Unión Europea, su papel como socio de la Comunidad Económica Europea le basta. El comercio de bienes se realiza de forma sencilla, pero la inmigración puede ser un proceso más complejo, pues Andorra, dado que no forma del espacio Schengen, mantiene sus fronteras controladas. En definitiva, visitar el país implica abandonar la Unión Europea y para acceder hay que solicitar un visado, el cual no es emitido en el principado, sino en los países desde los que se pretende realizar la entrada.

Por otro lado, el euro es la moneda de curso legal allí, por lo que no hay problema para comprar o vender en el estado si procedemos de un país donde el uso de esta divisa esté vigente.

Vivir en Andorra

vivir en andorra siendo español

Vivir en Andorra comporta toda una serie de ventajas. Además de las fiscales, ya apuntadas antes, el principado se presenta como uno de los centros de negocios más importantes en el sur de Europa: son muchas las sedes de empresas y empresarios que se encuentran allí.

Artistas, futbolistas, emprendedores y famosos han hecho de Andorra su residencia habitual. Aunque en Andorra La Vella no hay un gran abanico de opciones de entretenimiento, el estado pirenaico lo compensa con instalaciones en la naturaleza como la estación de esquí de Grandvalira.

A este emplazamiento hay que sumar los entornos salvajes que circundan los picos más altos; por ejemplo, el Pico de Coma Pedrosa, con 2946 metros de altitud, situado en las inmediaciones de Pla de l’Estany. Los bosques de coníferas, canchales y praderas de alta montaña componen el paisaje, paisaje que está surcado también por tres grandes ríos: el Valira del Norte, con su nacimiento en los lagos de Tristaina; el Valira de Oriente y el Gran Valira. Las reservas de agua dulce del principado se complementan con más de 60 lagos, en su mayoría de origen glaciar.

La oferta cultural del país también es escasa, como ocurre con el entretenimiento. No obstante, visitantes y residentes pueden disfrutar de la Biblioteca Nacional, de los Archivos Nacionales, de la Casa Rull, de la Farga Rosell, del Centro de interpretación Andorra Románica, del Museo del Tabaco, de la Casa de la Vall, del Museo del Perfume, del Museo de Maquetas de Arte Romántico y del Museo de miniaturas de Nicolaï Siadristy, entre otros. La iglesia románica de Santa Coloma, el Festival Internacional de Jazz de Escaldes-Engordany y la Orquesta Nacional de Cámara de Andorra, que toca a menudo en el Auditorio Nacional de Andorra, cierran la oferta cultural.

Aparte de estas experiencias, vivir en Andorra también da la posibilidad de participar en las fiestas oficiales. El deporte y el motor ofrecen magníficas vivencias en el principado igualmente. Aunque limitadas, las oportunidades para la diversión son variopintas.

Cómo vivir en Andorra

vivir en andorra con niños

Evidentemente, si se nace en Andorra se adquiere el derecho a residir allí. Sin embargo, este es un caso poco habitual. Lo más normal es que ciudadanos de otros países deban desplazarse a Andorra por motivos de trabajo o quieran beneficiarse de las ventajas fiscales de las que pueden disfrutar allí.

Irse a vivir a Andorra implica una buena dosis de burocracia, por eso siempre es más recomendable dejar todos los papeleos en manos de un bufete de abogados especializados. Para comenzar a tramitar la residencia en Andorra, el primer paso es escoger el tipo de residencia que se adecúa a nuestras necesidades. Hay varios tipos de residencia, a saber: activa o pasiva.

Si bien hay diferencias muy importantes entre ellas, también existe una serie de puntos que ambas tienen en común. Por ejemplo, los residentes deben ser mayores de edad y deben estar al menos noventa días en el principado al cabo del año. Por otro lado, necesitarán un informe médico, un certificado de antecedentes penales y un pasaporte vigente para que se les dé el visto bueno. Contar con un piso (vale compra o alquiler) y entregar una fianza de, como mínimo, 15 000 € son necesidades ineludibles durante el proceso, por lo que hay que disponer de cierta solvencia económica antes de irse a vivir a Andorra.

Dependiendo del tipo de residencia y de las condiciones particulares de cada solicitante, el listado de requerimientos a cumplir puede extenderse de forma más que sustancial. Ahondamos en este asunto en los siguientes apartados.

Requisitos necesarios para la residencia fiscal

viviendo en andorra

Por residencia fiscal se entiende aquella residencia en Andorra que está orientada a la búsqueda de oportunidades laborales. El objetivo de quienes solicitan esta residencia es trabajar en el principado, ya sea como asalariado en una compañía con sede de operaciones en el principado, ya sea fundando una nueva empresa propia allí.

En este caso, el requisito de permanencia en el país se extiende de los 90 días a los 183. Además, hay que tener en cuenta que la legislación vigente en España considera que una persona reside en nuestro país si pasa aquí más de 183 días. El incumplimiento de este requisito puede derivar en problemas tanto en España como en Andorra.

Las personas contratadas por empresas con sede y operaciones en el país se deben acoger a la residencia activa por cuenta ajena. Para tramitar este permiso se requieren, como mínimo, los siguientes documentos adicionales: curriculum vitae y certificado de estado civil. El currículo debe dejar claro que el trabajador tiene dos años de experiencia en el puesto solicitado o más, de lo contrario, no cumplirá con los requisitos exigidos en Andorra.

El caso de la residencia activa por cuenta propia no es muy diferente. Además de todos los papeles que se piden a los asalariados, también habrá que demostrar que el aspirante a residente cuenta con un cargo administrativo en la empresa. Para mayor dificultad, esta debe ser fundada completamente por el solicitante. Como alternativa, puede ser adquirida o administrada en un 20 %.

Las residencias activas tienen un periodo de validez de un año. Concluido este, se renueva cada dos años, siempre y cuando los requisitos se sigan cumpliendo. En todo caso, el proceso de renovación del permiso de residencia es mucho más sencillo que postularse por vez primera para acceder al país.

Por lo general, es más fácil conseguir la residencia activa por cuenta propia. Aunque el dinero que hay que invertir para la creación de una empresa o la adquisición total o parcial es mucho mayor, las ofertas laborales en el principado no son frecuentes, ya que por su pequeña población, no hay tantas compañías operando a gran escala desde allí, su presencia suele ser meramente testimonial a efectos de beneficios fiscales.

Residencia pasiva

vivir en Andorra

Residir en Andorra también puede ser un buen plan para quienes viven de ingresos pasivos, de rentas, regalías o rendimientos en bolsa. Por supuesto, también lo es para los jubilados que cuentan con un buen colchón económico: la seguridad ciudadana y calidad de vida en Andorra no tienen parangón, no por nada es este el estado con la tercera esperanza de vida más larga del mundo.

A grandes rasgos, dependiendo del perfil de la persona que quiere vivir en Andorra con una residencia pasiva, se pueden agrupar los permisos en tres grandes bloques.

En el primer bloque se incluye a los inversores. Un inversor puede obtener su permiso de residencia pasiva si adquiere un inmueble por 350 000 € o más. El mismo monto se exige en el caso de que la persona prefiera depositar el dinero en un fondo de inversión andorrano. Ambas opciones son muy interesantes. El precio del parque inmobiliario en Andorra aumenta cada año por el interés que suscita el estado entre las rentas altas. Desde 2018 no hacho sino subir, revalorizándose el metro cuadro un 25.6 % en este tiempo. El potencial es mucho mayor, pues el interés por cumplir los requisitos para vivir en Andorra ha aumentado en un 99 % entre 2020 y 2021, apuntando a un posible boom inmobiliario en el pequeño estado pirenaico. Por su parte, los fondos de inversión andorranos tienen buena reputación y despuntan en la Unión Europea por usar las mejores redes de información.

A los inversores se les exige un seguro privado, un certificado de buena conducta e ingresos que tripliquen, como mínimo, el salario mínimo mensual, el cual es de 1157.87 € en 2022. El depósito en este caso no es de 15 000 €, como se mencionaba arriba, sino 50 000 más 10 000 euros adicionales por cada miembro familiar a cargo.

En el segundo bloque se encuentran los profesionales con proyección internacional. Para potenciar la imagen de marca Andorra, el principado permite a determinados profesionales que vivan en el país. Este caso exige un depósito idéntico al de los inversores, pero los requisitos específicos están más relacionados con la empresa que el empresario gestiona: esta debe tener sede en Andorra, generar un 85 % de sus beneficios en el extranjero, contar con una prueba de fondos y un plan de negocios certificado.

Finalmente, y en la misma línea promocional, Andorra da la bienvenida con su residencia pasiva a un tercer grupo de candidatos: quienes hayan alcanzado fama en el mundo científico, deportivo o artístico. Los postulantes están sujetos al mismo depósito que los trabajadores de proyección internacional, deben tener ingresos mensuales de 3473.61 € o más y han de contar con certificado de estado civil, certificado de conducta impecable y prueba de fondos.

Las residencia pasivas son muy interesantes para quienes solo vayan a vivir un tiempo en Andorra a lo largo del año, pues el límite exigido es de 90 días. Aun así, se recuerda que, independientemente de cuánto tiempo se resida en el principado, los españoles no podrán pasar más de 183 días en España sin contraer obligaciones con la Agencia Tributaria.

¿Ventajas de vivir en Andorra?

ventajas de vivir en Andorra

La principal ventaja de vivir en Andorra es su sistema tributario, con tipos impositivos bajos sobre las rentas generadas, tanto por trabajadores como por inversores. Estas diferencias pueden dispararse especialmente en el caso de las rentas más altas, mientras que en España pueden superar el 50 % de los ingresos, en Andorra rara vez van más allá del 16 %.

Entrando en detalle, la primera ventaja la encontramos cuando se revalorizan los inmuebles andorranos en los que hemos invertido. Los 3000 primeros euros de beneficio están exentos de cualquier impuesto y por encima de ese valor solo se paga el 10 %. En comparación, en España el gravamen puede alcanzar hasta el 23 % en el caso de los inmuebles de más de 50 000 € que no son primera vivienda (las condiciones particulares pueden depender de la Comunidad Autónoma en cuestión).

Otro interesante beneficio es que los impuestos de sociedad de las empresas fundadas en Andorra nunca superan el 10 %. Este porcentaje es también el valor máximo retenido a modo de impuesto sobre la renta. Al vivir en Andorra se está sometido a tres tramos impositivos de IRPF: de 0 a 20 000 € se está exento, de 20 001 a 36 000 se paga el 5 %, de 40 000 en adelante se aplica el 10 %. Volviendo a España para realizar una comparación, las empresas con unos beneficios superiores a 60 000 € sufren un gravamen del 47 %. En este caso, la diferencia es más que acusada.

El IVA en Andorra es fijo al 4.5 %. Esto significa que los productos compiten en precio con aquellos que se encuentran en España. Además, las compras realizadas en España se pueden deducir si se dan las condiciones para ello. Los requisitos para poder ejecutar estas deducciones pueden ser complejos, si vas a vivir en Andorra y montar una empresa allí, siempre es recomendable que cuentes con los servicios profesionales de un contable, te ayudará a que tu compañía funcione de forma eficiente dentro del marco legislativo e impositivo andorrano.

Dependiendo de las características concretas de la empresa, pueden aplicar otras ventajas fiscales. Algunos ejemplos: la exención del impuesto de sociedades que aplica a ciertos holdings, las reducidas tasas del municipio, estado y cámara de comercio (siempre por debajo de 800 €) y más.

¿Otras ventajas de vivir en Andorra?

Vivir en Andorra y trabajar allí comporta algunas ventajas adicionales. Por su condición de centro económico en el suroeste de Europa, el microestado pirenaico atrae la atención de muchos inversores y empresas internacionales, esto puede lanzar una pequeña iniciativa empresarial al mercado global. La probabilidad de encontrar socios en todo el mundo que aporten valor a nuestra empresa es muy alta.

Por otra parte, la casi inexistente criminalidad en Andorra hace que vivir en Andorra La Vella o alguno de los pueblos que la rodean sea placentero y tranquilo. El estado es perfecto para mudarse con niños, allí podrán disfrutar de una excelente educación, hacer amigos valiosos y crecer sin miedo.

Los entornos naturales de Andorra son otro extra que ofrece el territorio. Los amantes de la montaña y la naturaleza encontrarán abundante entretenimiento en el país; gratuito, además. Así, el principado se convierte en un lugar perfecto para vivir. No es difícil darse cuenta de que es así, existen razones para que Andorra tenga un enorme éxito turístico. Con una residencia pasiva o residencia activa, las personas pueden disfrutar de las ventajas del paisaje y del patrimonio natural andorrano todo el año, no solo por un corto periodo de tiempo vacacional.

Vivir en Andorra comporta una calidad de vida difícil de conseguir en otros lugares de España. Ni siquiera en Francia es común este nivel de vida. Además, el poder adquisitivo no está regañado con el bienestar. De acuerdo a las estadísticas más recientes, los andorranos disfrutan de una de las esperanzas de vida más prolongadas del mundo. La OMS los coloca actualmente en tercer puesto con una media de 83.5 años, solo por detrás de Japón y España; es decir, como se vive en Andorra, no se vive en otras partes del mundo, algo a tener muy en cuenta tanto si te mudas solo como si te acompaña tu familia. El buen clima, el ambiente agradable y pacífico, el menor estrés para tener éxito laboral, el estilo de vida general, la magnífica atención en el servicio de salud del estado y otros factores contribuyen a que esta esperanza de vida sea tan elevada. En Andorra podrás disfrutar de tu vida laboral, pero también de tu retiro.

La vida en Andorra

Para muchos, Andorra es un lugar en el que únicamente tiene cabida el trabajo. La Andorra del imaginario colectivo es solo un fragmento del estado. En el territorio pirenaico, donde esta Andorra imaginaria está apostada, existe una vida mucho más trepidante que lo que se nos cuenta a través de redes sociales y medios de comunicación.

Es cierto que el trabajo sigue siendo un aspecto muy importante en el principado, al fin y al cabo muchos toman la decisión de mudarse allí para hacer pleno uso de las ventajas fiscales que sus leyes ofrecen a los empresarios y a los emprendedores. Pero, aparte de esto, hay mucho más.

En todo caso, conviene comenzar aclarando cómo es la vida laboral en el microestado. Una de las mejores opciones para visitar el país es con un contrato temporal en una empresa local. Las ofertas más frecuentes son las de corte turístico, puesto que el volumen de visitantes es muy estacional, teniendo un pico en invierno gracias a las instalaciones para esquiar, usar el trineo o practicar snowboard. Si quieres probar de primera mano cómo es la vida en Andorra, puede interesarte trabajar allí como camarero, cocinero, personal de limpieza en hoteles, monitor o similar. En otras épocas del año, conseguir trabajo en el principado puede ser más difícil, las ofertas suelen escasear en los demás sectores. En cualquier caso, merece la pena mantener el ojo abierto sobre las fugaces oportunidades, estas ofrecen el mejor modo para una primera toma de contacto con el país.

Andorra también es famosa como lugar para hacer compras. El bajo IVA anima a que los vecinos de España y Francia se acerquen al principado para comprar bienes de diferentes tipos, especialmente aquellos con mayores importes, como productos de lujo o cosméticos. La realidad es que pese a los bajos impuestos aplicados sobre los bienes, vivir en Andorra es bastante caro. Por una parte, el precio de la vivienda se ha disparado desde 2018, tal y como ya hemos comentado en un párrafo anterior. Por otra parte, el precio de los alimentos y productos de primera necesidad no es muy diferente al de España o Francia. La única diferencia realmente significativa se ve en el abastecimiento: los suministros son más asequibles que en los países vecinos. Si se quiere reducir el presupuesto mensual, conviene buscar vivienda fuera de Andorra La Vella. Cuanto menor entidad tenga la población, más barato será el alquiler o la adquisición del inmueble. En cierto modo, este ahorro se compensa con los costes adicionales de la cesta de la compra. Las pequeñas tiendas de ultramarinos de algunos pueblos son más caras, mientras que en otras localidades ni siquiera cuentan con un supermercado, por lo que es necesario coger el coche o el transporte público para comprar en otro pueblo.

Andorra es un país donde la vida urbana está muy vigente gracias a la seguridad ciudadana y baja tasa de criminalidad. La socialización tiene lugar en gran medida en las calles, establecimientos, locales de hostelería y allá donde se celebren eventos de corte cultural, empresarial, deportivo o similar.

Finalmente, la oferta gastronómica es otro de los puntos fuertes del país. Por su importancia turística, el sector restauración ha evolucionado. En Andorra encontrarás todo tipo de restaurantes, desde aquellos especializados en comida francesa, hasta los que hacen fusión internacional o alta gastronomía. Comer fuera o pedir para reparto a domicilio es más barato que en Francia, aunque ligeramente más caro que en España. Esta diferencia de precios es prácticamente una constante en el principado. Si bien Andorra no es tan asequible como España, queda lejos de los precios que se ven en el centro y norte de Europa. Cuánto se nos cobra depende mucho también del servicio solicitado y del lugar en el que este se entregue, Andorra La Vella tiene los precios más altos con diferencia.

Aunque Andorra tiene un sinnúmero de beneficios, también hay algunos contras que se deben tener en cuenta antes de mudarse allí. La ciudad es pequeña y el microestado ni siquiera tiene su propio aeropuerto. Aunque muy comunicada en papel, para cualquier vuelo internacional es necesario acercarse a Barcelona. Este es un viaje directo y sencillo, pero toma casi tres horas en coche. El principado dispone de transporte público en autobús hasta las ciudades españolas y francesas más importantes de las proximidades. Por suerte, aunque las vías aéreas todavía no estén desarrolladas, la red de carreteras de Andorra es envidiable, están magníficamente conectadas, distribuidas y mantenidas: la calidad de la conducción en Andorra es excelente, muy recomendable para los amantes del motor a quienes les guste circular por escenarios idílicos y tomar buenas curvas.

¿Cómo mudarse a Andorra?

Para mudarse al principado el primer paso es decidir si queremos vivir en Andorra. La mudanza tienes pros y contras que hay que sopesar con cautela considerando las condiciones particulares de cada uno. No hay una decisión válida para todos. En el momento en el que hayamos decidido que mudarse al microestado es la opción acertada, entonces conviene ponerse en contacto con un bufete de abogados especializado, pues los trámites son numerosos y la experiencia de primera mano trabajando en este tipo de procedimientos tiene un valor incalculable.

El primer paso será preparar toda la documentación a preparar y entrar en contacto con los servicios del principado. En paralelo, debe iniciarse la búsqueda de un inmueble para compra o alquiler. Los precios de los pisos y casas andorranos son superiores a los que se ven en ciudades como Barcelona o Madrid, además, el precio asciende mes a mes con un ritmo del 1 %, por lo que tomar decisiones rápidas suele ser recomendable. Si se desconoce el catalán, puede resultar conveniente contar con un agente inmobiliario para todo el proceso. De hecho, la mayor parte del parque inmobiliario andorrano está administrado por agentes. Al contar con un profesional, podemos exponer nuestras necesidades y obtener inmuebles candidatos rápidamente sin perder tiempo buscando casas en portales de internet o contactando particulares uno a uno.

Dado que todo el proceso es laborioso, conviene no perder el tiempo con todos aquellos pasos en los que se pueda contar con profesionales para acelerarlos.

Hay que recordar que tanto la residencia pasiva como la residencia activa han de renovarse cada cierto tiempo una vez han sido concedidas. Saltarse este procedimiento nos pone en una situación irregular en el país y hace peligrar nuestro modo de vida. Todos los trámites han de ser tratados con la máxima seriedad.

¿Cuánto cuesta mudarse a Andorra?

Mudarse para vivir en Andorra puede ser muy costoso. La forma más barata de hacerlo implica una residencia activa con alquiler, de este modo se minimizan las inversiones en Andorra y los depósitos que hay que entregar al estado. Si te estás preguntando cuánto cuesta mudarse a Andorra, necesitarás alrededor de 25 000 € para completar todos los trámites. Además, conviene que estés percibiendo un sueldo de al menos 1200 € al mes para cubrir los costes básicos de vivir en Andorra, aquí podéis consultar el coste de vida en Andorra.

Un brevísimo resumen sobre vivir en Andorra

Andorra es un microestado situado en los Pirineos con una población de menos de 80 000 personas. Atrae a inversores de todo el mundo gracias a sus ventajas fiscales, como el IRPF máximo del 10 % o el IVA capado al 4.5 %. Para residir en Andorra puedes hacerlo trabajando (residencia activa) o invirtiendo (residencia pasiva). En ambos casos tendrás que cumplir toda una serie de requisitos económicos y personales, incluyendo depósitos que pueden superar los 50 000 €. Estos permisos de residencia han de renovarse tras ser concedidos. Una vez en tu haber, podrás disfrutar de las estaciones de esquí, la oferta turística de Andorra La Vella, la seguridad y tranquilidad de los paisajes montanos si sabes catalán o castellano. Como se vive en Andorra, no se vive en otros lados. Vivir en Andorra puede ser el acierto de tu vida.

6 thoughts on “Vivir en Andorra

  1. Ana Ramirez |

    Me gustaría más información.

    Reply
    1. Anna |

      Ana,

      Uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted para explicarle las diferencias residencias que hay para poder vivir en Andorra y los requisitos que necesitas cumplir.

      Reply
  2. Sergio |

    Hola,

    Que requisitos tengo que cumplir para vivir en Andorra? hay alguna condición para poder vivir en Andorra? Por otro lado, podría trabajar desde Andorra con una empresa internacional? Me podéis ayudar a vivir en Andorra?

    Reply
    1. Anna |

      Sergio,

      Uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted para explicarle todo el proceso para vivir en Andorra.

      Reply
  3. Patricia |

    Es posible conseguir trabajo en una empresa local para obtener una residencia activa?
    Tengo 56 años, vivo en una isla del Caribe y mi profesión es Relacionista Internacional, mi experiencia laboral es en el área de aviación civil.

    Reply
    1. Anna |

      Patricia,

      Uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted para ayudarle en todo el trámite para vivir en Andorra.

      Saludos,

      Reply
Escriba un comentario en Vivir en Andorra

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *